Nest domótica inteligente

Domótica: Nest, el termostato inteligente

Aunque solemos centrarnos más en la decoración y mobiliario, de vez en cuanto nos gusta hablar también de la influencia en el hogar. De pequeños nos pintaban un mundo lleno de coches voladores, realidad virtual y casas inteligentes controladas por domótica. A la vista de los hechos, parece que ese futuro llega con algo de retraso, ¿verdad?

Sin embargo, hay quien se empeña en que la ciencia cumpla sus promesas. Es el caso de Nest que aseguran poder revolucionar los sistemas de calefacción con su termostato inteligente. Hasta ahora la domótica –de la que ya hemos hablado en nuestra serie sobre casas bioclimáticas- no deja de ser un palabro raro usado por los más ‘geeks’ y solo al alcance de los más pudientes. Sin embargo, proyectos como éste, parecen dispuestos a romper esta tendencia y situarla al alcance de todos.

¿Pero qué es exactamente Nest y cómo funciona? Este proyecto surge de las mentes de dos ex ingenieros de Apple –uno de ellos considerado el ‘padre’ del iPod- que busca simplificar los engorrosos sistemas de termostatos que apenas han evolucionado desde los años 70. Tiene un tamaño similar al de un dónut, una pantalla LCD táctil y conectividad wifi para que podamos controlarlo desde nuestro móvil, ordenador o tableta incluso desde fuera de casa. Aseguran los que lo han probado que tanto su instalación –resuelta en menos de 10 minutos- como su sistema de control a través de la pantalla táctil y de la rueda que lo rodea es muy cómodo e intuitivo. Esto soluciona una de las críticas recurrentes a los sistemas de domótica, que son demasiado complicados de usar para la gente común que no quiere complicaciones tecnológicas.

Bien, hasta aquí tenemos un gadget simpático, atractivo y personalizable pero, ¿a esto se reduce la revolución domótica? Realmente, la novedad está por dentro. Nest presume de ser inteligente y aprender de nuestros hábitos y de la información que descarga de Internet para adaptarse a nosotros, siempre buscando la máxima eficiencia energética.

Es decir, cuánta más información vaya consiguiendo, menos deberemos interactuar con él ya que irá aprendiendo de nuestros hábitos para saber a qué horas y en qué cuartos debe cambiar la temperatura sin perder de vista la eficiencia y el ahorro. Y si hay cambio de planes y volvemos antes a casa, siempre podremos regularlo desde la oficina o estando de compras desde nuestro móvil gracias a su conexión Wifi para tener el cuarto de baño calentito a nuestra llegada :)

Nest domótica inteligente

Este termostato es el primer paso de Nest dentro de la domótica asequible para hogar –el segundo es un sensor de humos lanzado al mercado recientemente- y desde su presentación hace 2 años ha levantado una gran expectación en EEUU. Tanta que incluso el gigante Google se ha visto seducido hasta el punto de aflojar la cartera y soltar 3.500 millones de dólares para hacerse con la empresa, la 3ª compra más abultada del buscador hasta el momento.

Esta adquisición y el previsible impulso que tomará Nest con esta lluvia de millones hará que muchos competidores se pongan las pilas para ofrecer productos más atractivos, inteligentes e intuitivos. ¿Sigue siendo la domótica una simple promesa de un futuro de ciencia ficción? Es posible, aunque hoy parece que el hogar más inteligente, eficiente y asequible está un poquito más a nuestro alcance.

arquitectura eficiente y casas bioclimáticas

Casas bioclimáticas y arquitectura eficiente (y III)

Con esta entrega finalizamos –de momento- nuestro especial sobre casas bioclimáticas y arquitectura eficiente. En los artículos anteriores hemos repasado el concepto y la historia de la casas bioclimáticas, como la orientación de la casa es un aspecto fundamental o algunos recursos a nuestro alcance para mejorar el aislamiento o la ventilación. Para cerrar esta serie hablaremos de otros puntos muy importantes como son el aprovechamiento de recursos como el agua, la calefacción y el uso de energías renovables.

arquitectura eficiente

AGUA
Obtener agua calienta vía acumulador no es la mejor combinación para una casa construida bajo parámetros de arquitectura eficiente. El colector solar  es una opción más inteligente y eficaz. Si además podemos conectarlo al circuito de agua caliente de la lavadora o del lavavajillas, ahorraremos mucha energía.

Otro recurso muy práctico son los recuperadores de agua de lluvia que, una vez tratada, será reutilizable para uso doméstico (WC, lavadora, jardín, etc…). El ahorro puede ser de alrededor de 70.000 litros de agua por año, con una instalación simple y escaso mantenimiento. Eso sí, es aconsejable instalar el depósito bajo tierra o en el sótano para evitar que la luz, el exceso de calor o la suciedad altere la calidad del agua. Para sacarle el máximo provecho deberemos instalar un doble circuito, un para un uso ‘complementario’ (riego, lavado de coche…) y otro para la red secundaria de la casa (lavadora, WC, etc…).

arquitectura eficiente y uso de agua

CALEFACCIÓN
En la entrega anterior vimos la importancia del aislamiento y la ventilación. Si estos dos puntos están bien cubiertos, reduciremos al máximo la necesidad de un sistema de calefacción. Éste es sin duda uno de los grandes objetivos de la arquitectura eficiente, que el calor de los habitantes de la casa, la cocina o de los electrodomésticos pueda ser reaprovechado y suficiente. En todo caso, si esto no llega, la estufa de leña o la chimenea con insert y recuperador de calor son buenas opciones.


ELECTRICIDAD Y ENERGÍAS RENOVABLES

Las energías renovables serán básicas y fundamentales en la arquitectura eficiente del futuro aunque en el presente, la energía solar fotovoltaica en los hogares españoles sufrió recientemente un duro mazazo gubernamental. ¿Debe eso desanimarnos y rechazar el uso de aparatos eólicos o incluso solar-fotovoltaicos en nuestra casa? Ni mucho menos, simplemente debemos reforzar las precauciones.

A día de hoy no existen respuestas únicas ni fórmulas mágicas sobre el ahorro que suponen en todos los hogares y debemos estudiar bien caso por caso, con ayuda de profesionales. En todo caso, siguen siendo una apuesta segura para todos aquel que busca que su casa tenga el menor impacto en su entorno.

Casas bioclimáticas y energía

DOMÓTICA
Dentro de la domótica están todos aquellos sistemas que nos permiten gestionar de una forma más inteligente la energía, la seguridad, el bienestar o la comunicación en nuestra casa. Controlar las persianas, la climatización o todas las bombillas de la casas para que se ajusten según la hora o la luminosidad son parte del futuro de la arquitectura eficiente que ya pueden comenzar a disfrutarse hoy.

Sin duda estos recursos suponen un ahorro interesante pero no debemos volvernos locos con ellos. La domótica es un gran complemento pero no pueden ser la base sobre las que se asiente nuestra casa bioclimática. En todo caso serán la guinda de todo un proyecto en el que todos los aspectos anteriores –orientación, aislamiento, agua, energía…- se hayan cuidado con mucho mimo.

Hasta aquí nuestro especial casas bioclimáticas y arquitectura eficiente. Como decíamos al principio, aunque no sustituyen al estudio serio que los profesionales deben realizar caso por caso, esperamos que hayan servido para aportar algo de luz sobre algunos conceptos.

arquitectura eficiente y casas bioclimáticas

Casas bioclimáticas

ECO: Casas bioclimáticas (II)

Después de la introducción de hace unos días, hoy empezaremos a comentar algunos puntos importantes a tener en cuenta a la hora de concebir las casas bioclimáticas. Tengamos en cuenta que son solo algunas breves pinceladas y que lo que da valor a la arquitectura eficiente es precisamente su adaptación máxima a cada entorno. Hoy en día hay muchas empresas y profesionales pueden dar un muy buen asesoramiento técnico y estético para cada necesidad. En todo caso, estos son algunos de los aspectos que hay que tener muy presentes.

ORIENTACIÓN
Nuestros antepasados sabían que era fundamental protegerse del viento del Norte (con barreras externas o con la propia forma de la casa). Muchas de sus enseñanzas siguen vigentes, a las que hay que añadir las claves aportadas por la arquitectura eficiente moderna.

Sin duda, la orientación es uno de los factores capitales en las casas bioclimáticas. El objetivo principal es protegernos del viento, utilizar la energía del sol en invierno y resguardarnos de él en verano. Así, si la fachada sur es la más expuesta al sol, sus muros deberán ser más gruesos para acumular bien el calor. Del lado norte, mejor tener techos bajos y reducir todo lo posible las entradas de aire. Si es posible, evitar situar los dormitorios o las ‘estancias sociales’ pegadas a este lado, dejando el norte para el garaje, la lavandería, un cuarto de trastos…

‘Vegetalizar’ los muros es otra buena idea, con hoja caduca al sur (parra, wisteria…) y persistentes (como la hiedra) al este. La vegetación y la madera son también idóneas para las terrazas.

Casas bioclimáticas

AISLAMIENTO
Las casas bioclimáticas se caracterizan por un aislamiento excepcional. Aquí el factor local es fundamental y es mejor optar por materiales propios del entorno (tierra, madera, piedra…) en vez del bloque de hormigón tan habitual.

Siempre que sea posible se debe recurrir al aislamiento térmico por el exterior –muy habitual en países nórdicos o en Alemania- frente al aislamiento interior. Es una de las formas más fáciles y seguras de aislar. El aislamiento colocado por el exterior optimiza la capacidad de muros y paredes para acumular calor, evita puentes térmicos y previene los daños por bolsas de condensación. En cuanto a los vidrios, es recomendable que sean al menos doble (el vidrio triple con gas argón ya es para matrícula). En cuanto a los tejados, el aislante de celulosa es eficaz y ecológico.

VENTILACIÓN
Acabamos el artículo de hoy con este apartado que marca la gran diferencia entre las casas bioclimáticas y las convencionales. No olvidemos que el abuso de los sistemas de climatización es un duro golpe a la eficiencia y a la ecología. Aquí la ventilación no será solo un sistema de bienestar, es el corazón del sistema.

Los sistemas de intercambio de calor de doble flujo extraen el aire viciado en las estancias húmedas (cocina, baños, aseos…) insuflando aire nuevo filtrado en las estancias secas (salón, comedor, dormitorio…). El intercambiador térmico asegura una temperatura idónea en toda la casa tanto en verano como en invierno.

Ventilación de doble flujo

Ventilación de doble flujo (Fuente: Siber)

Pero puestos a perfeccionar la ventilación, el sistema de pozo canadiense o provenzal es la solución ideal. El aire fresco se aspira en una chimenea situada a unos 10 metros de la vivienda y canalizado por un sistema de doble flujo. Esto garantiza una buena temperatura todo el año sin necesidad de caros y antiecológicos sistemas de calefacción.

Para el próximo día dejaremos los últimos aspectos de este especial sobre casas bioclimáticas: el uso del agua, la electricidad, los sistemas de energía renovable y otras herramientas tecnológicas modernas.

bioclimatica_slider

ECO: Casa bioclimática (I)

Desde que comenzamos la serie de artículos ECO nos hemos centrado fundamentalmente en la decoración y en el mobiliario. Sin embargo, habrá quien diga que eso es empezar la casa por el tejado ya que lo primordial para tener un hogar sostenible empieza precisamente por la casa. Por eso queremos dedicar algunos artículos al concepto de casa bioclimática y a la construcción eficiente.

Hoy daremos algunas pinceladas sobre el concepto y la historia de la casa bioclimática dejando para futuras entregas aspectos fundamentales como la orientación, el aislamiento, el uso de agua y electricidad o la calefacción.

Casa bioclimática

¿Qué es una casa bioclimática? ¿Cuánto hay de mito y de realidad detrás de este neologismo? Realmente, se trata de poner la construcción y la tecnología al servicio del sentido común para conseguir una casa que aproveche al máximo los recursos que el entorno provee y que impacto ambiental y energético sea el mínimo posible.

No existe un método único para construir una casa bioclimática si no que se trata de echar mano de un montón de recursos de eficiencia que, reunidos, nos darán un resultado óptimo. Trucos como orientar las ventanas hacia el Norte o el Sur dependiendo de nuestras latitudes, el uso de materiales con determinadas propiedades térmicas como la madera o el adobe, el uso de agua en patios refrescantes o el correcto aprovechamiento de energías renovables nos permitirán tener un hogar con menor impacto ambiental. Y aunque el nivel de tecnología actual nos ayudará no perdamos nunca de vista que lo fundamental es tener una concepción global donde prime la inteligencia y el sentido común.

Casa bioclimática

Ejemplos de viviendas bioclimáticas de diferentes estilos y materiales.

El concepto casa bioclimática empieza a usarse en los años 60, impulsada por los hermanos Olyvay. No sin polémica, ya que son muchos los arquitectos los que afirman que no hace sino redundar en la propia función de la arquitectura (un arte que posibilita la vida mediante la construcción de espacios que lo permitan). Así, toda arquitectura es bioclimática… o debería intentarlo.

Sea como sea, el uso de este concepto o de otros similares –arquitectura solar, casas solares pasivas, arquitectura eficiente…- son el reflejo de una mayor preocupación por reducir el impacto de las viviendas en el medio natural. Aprovechar mejor los recursos medioambientales y convertirlos en parte integral del diseño. El objetivo es reducir un impacto ambiental que se multiplicó en los últimos siglos. Y es que la revolución industrial nos facilitó el acceso a la energía como nunca se había logrado antes, de forma que a cambio de conseguir una mayor densidad de población o unas viviendas más económicas se descuidaron aspectos que eran básicos en la arquitectura.

Antes de los nuevos materiales, de los perfiles de acero de los rascacielos, de los sistemas de climatización eléctricos o los aislamientos térmicos modernos, el ingenio dominaba la concepción de las viviendas para conseguir efectos similares.

Así podemos ver que la esencia de lo que hoy llamamos “casa bioclimática” está ya en esas viviendas de pueblo encaladas de blanco, con gruesos muros y abrigadas de los vientos en los teepes de los indios americanos, en las viviendas iraníes de Sistan y Baluchestan o, más atrás en el tiempo, en esas cuevas que consiguen mantener una temperatura agradable tanto en verano como en invierno.

La arquitectura bioclimática recoge estos principios y tratará de jugar con la orientación, con la ventilación o con el agua y combinarlo con las modernas técnicas de energías renovables para conseguir una mayor eficiencia. Pero esto, lo veremos en próximas entregas.

 

arquitectura bioclimática

La arquitectura bioclimática recupera conceptos antiguos y los moderniza

 

Muebles reciclados: puertas

De puerta a muebles reciclados con encanto

Aunque prestamos –con razón- mucha atención al mobiliario y a la pintura, las puertas son unos de los elementos que dotan de mayor personalidad a nuestro hogar. Ellas nos abren a nuevos ambientes y esconden celosamente nuestros secretos. En ocasiones nos encontramos con puertas antiguas que nos encantan pero que son imposibles de adaptar en nuestra casa o piso. ¿Qué hacer con ellas? Siempre podemos darles una segunda vida y convertirlas en bonitos muebles reciclados.

Ésta es una tendencia en alza que encaja bien con el espíritu ‘DIY’ o ‘Hágalo usted mismo’ del que ya hablamos en otras ocasiones. Cualquier puerta con un mínimo de estilo vale para disfrutar de su historia unos cuantos años más, aunque sea fuera de su ubicación natural. Eso sí, tendremos que asegurarnos de que esté todavía en buen estado. Se trata de conseguir muebles reciclados originales y funcionales ¡no de expandir el espacio vital de las termitas a otras zonas de la casa!

Reconvertir una puerta en un cabecero o una mesa con encanto no es demasiado complicado. Seguramente tendremos que lidiar con algún bote de pintura, algo de pátina y un poco de aguarrás pero que se verá recompensado con el resultado final, que no tiene por qué reducirse solo al estilo retro o vintage. Y si no, mirad qué bien quedan estos ejemplos de cabeceros.

Muebles reciclados: puertas

…o estos otros de puertas reconvertidas en mesas de comedor, de salón e incluso de jardín, con mucho encanto:

Muebles reciclados: puertas
Pero ahí no  queda todo. Con un poco de maña e imaginación tenemos a nuestro alcance miles de ideas para convertir nuestras puertas favoritas en bonitos muebles reciclados. Biombos separadores de ambiente, una mesa consola, un perchero, un espacio para colgar nuestras fotos, un mueble rinconero…  ¡Todo lo que se nos pueda ocurrir!

Muebles reciclados: puertas

 

En todo caso, como lo poco agrada y lo mucho cansa, es importante tener mesura o se corre el riesgo de repetir la ‘hazaña’ de Choi Jeong-Hwa. No contento con convertir puertas en muebles reciclados este artista surcoreano utilizó más de 1000 puertas en desuso en la fachada de este edificio. Eso sí, nadie puede negarle el colorido y la originalidad.

Muebles reciclados: puertas